jueves, 23 de marzo de 2017

Frío.

Soy débil ante tu ausencia, en medio de esta tormenta. Aguantaría el chaparrón entre tus brazos, exprimiría todas mis derrotas bajo tus pies, resbalaría por cada poro de tu piel cual gota sedienta.
Si estuvieras aquí,
ahora,
cariño mío,
todo lo haría.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Este amor a la vida, me está arañando el corazón.

Son las tres de la tarde en este bar sin originalidad y abarrotado de gente. Por aquí beben sin preocupación aparente. Mientras, al otro lado de la ciudad alguien grita un 'por fin descansa en paz', entre llantos de pena y congoja. Otra alma inocente que se marcha con demasiadas ganas de vivir acumuladas, y con una preciosa vida que ha sido arrebatada con exagerado dolor y violencia.
Este amor a la vida, me está desgarrando el corazón. Conseguir ser feliz es como intentar ir en contra del viento dentro del peor de los huracanes. Visión, memoria, sentimientos selectivos que jamás conseguiré tener. Veo una victoria entre cientos de derrotas. Ser positiva es el mayor logro que puedo conseguir cada día, la meta más deseada. Y parece que menos valorada, porque te miran raro por sentir más de la cuenta, te señalan con el dedo si lloras de verdad entre tanta risa sobreactuada en una foto, está de moda ser feliz o al menos aparentarlo. Qué importa lo que aparentes, lo importante es ser. Y yo lo único que quiero es ser dichosa con todo lo que tengo bueno, saber mantenerlo y no sentirme culpable por sentir tanto en esta sociedad muda de sentimientos. Quiero vivir esta vida que no nos pertenece, y conseguir interiorizar que nada nos pertenece, salvo como nos tomamos el día a día. Quiero ser agradecida, de verdad.

lunes, 20 de marzo de 2017

Por mis cojones.

No puedo evitarlo, lo intento una y otra vez, pero no hallo la manera de conseguir el equilibrio. La vida se tambalea cada día en algún punto del mundo, la muerte está presente siempre, al igual que la vida, unas veces más cerca y otras más lejos. Y esta maldita invulnerabilidad ilusoria con la que nacemos los que tenemos la suerte de tener todo lo imprescindible para vivir y más, me está matando.
Cómo puedo encontrar la forma de ser feliz  haciendo la vista gorda a todo lo malo que pasa a mi alrededor, en este mundo, unas veces más cerca, otras más lejos.
Miradas de apoyo y consuelo que se cuelan en medio de risas despreocupadas, lágrimas reprimidas bajo el sonido de una canción, espejos que reflejan la vergüenza y esconden el dolor, una madre viuda, unos niños huérfanos, demasiadas exigencias juntas, la suerte está muy mal repartida. Enfados con las injusticias de la vida que pagamos siempre con los que menos culpa tienen y con los que más nos apoyan, los que tenemos cerca.
Por más que lo intento no lo consigo, pero resistiré.
Deseando que poco a poco se vaya el invierno de este cuerpo, y se instale la primavera en esta piel.

viernes, 17 de marzo de 2017

Terapia de choque.

Se desborda el mar por la mirada,
el precipicio del mañana se asoma,
inundando los sentidos del presente,
me hallo buscando la solución
al puzzle de mi mente.

martes, 14 de marzo de 2017

Será mejor así.

Entonces supongo que será mejor así, mirar hacia otro lado como si nada, buscar nuevos reflejos en los sitios de siempre.
Será mejor así, dejarlo pasar, lo bueno que vivimos siempre permanecerá.
Algún día este pellizco en el pecho se soltará, el dolor y la pena se calmarán, y se verá todo mucho más claro.
Haré que este tiempo muerto merezca la pena, manteniéndome en mi línea, retrasmitiéndote por diferido mis sentimientos, mientras no tengo respuesta al otro lado de este cuerpo.
Me mata tanta pasividad. Así que claro,
de qué serviría volverlo a intentar, sería andar hacia atrás, echar a la basura todos los días de soledad sobrevividos, pegarme un tiro en cada uno de los lunares que volvieron a ser míos cuando te marchaste.
Esto siempre dará de que hablar, quedarán las dudas escondidas en los recovecos de aquella casa que nunca más será nube, quedarán mil caricias y besos por volvernos a dar.
Pero me seguiré diciendo que ya es demasiado tarde, porque sé que no vendrás. Somos así de torpes, nos negamos de quienes somos por aferrarnos a una esperanza socialmente deseada, de que siempre lo que esté por llegar será mejor.
Voy a vivir este momento por si acaso, y ya veré mañana qué haré yo sola con tanto amor.

lunes, 6 de marzo de 2017

Viva de frío, muerta de verano entre las piernas.

Un “voy” a la llamada de mi mente por sacarte de mi corazón. Un paso de cebras que jamás volveré a cruzar sin pensar en la última vez que lo cruzamos juntos entre lágrimas despidiéndonos para siempre sin más. Un “te quiero” ahogado que escondía un `no me dejes ir sola por esta boca de metro que me alejará por siempre de ti´. Un sexo de la risa que releo una y otra vez, porque me hace escribir añorando nuestras risas juntas en el sexo. Hay algo que no has cambiado, llegar tarde a nuestra cita cada día, desde que me dejaste ir, que es lo mismo que irte. Cuando tengo unas ganas irrefrenables de llamarte y gritarte lo que te echo de menos, recuerdo que tú también tienes mi teléfono, y se me pasa. Estás cumpliendo la promesa equivocada. Olvidaste muy pronto que antes de pedirte mi espacio te pedí que nos cuidáramos siempre. Y yo olvidé pedirte el último beso, entre tanto y tanto reproche mojado. Creía que te darías cuenta que lo único que quería, era que se mojara otra cosa. Pero lo único que veías era:”es que ya nada es como antes”, ignorando que esa es la clave de todo, cambiar y permanecer a la vez, juntos.
Y aquí estoy, seca y muerta de sed, sin ti. 





"Viva de frío, muerta de verano entre las piernas."
Irene X.

viernes, 3 de marzo de 2017

A solas, me atrapas.

Escribir es la medicina que escuece y cura las heridas, a la vez. Será amor por ella, o simplemente vocación por exprimirme las entrañas.
Me siento tantas veces culpable por no cumplir lo que digo, por no hacer lo que pienso, por luchar en mi interior conmigo misma... que me estoy destruyendo y reconstruyendo, a la vez. Será inconsciencia o exceso de ella, lo cierto es que me marea el pensar porque no sé ponerle límites a mis pensamientos.
No comprendo nada, cuanto más crezco, menos creo saber, más cosas me sorprenden, para mal y para bien.
He borrado de mi mente tantos mensajes para ti, que cuando tengo delante el único papel que podrás leer algún día, no sé que decirte. No sé si llamarte cobarde o valiente, por ocultarte tras ese tú desconocido, que creo pensar que se resiste a ver la realidad, cuando soy yo misma la que no consigo creerme la única verdad: estamos separados porque queremos.
Quien me conozca de verdad, comprenderá lo que hay aquí encerrado entre cuatro paredes virtuales de la pantalla donde escribo y donde me lees. Quizás por eso no gusto, aburro o no llamo la atención, porque sólo escribo lo que siento y lo que vivo en mis adentros; no me ando con rodeos, mi única intención es soltar todo lo que llevo dentro.
Y por eso sé que no me equivoco al decir, que quien no quiera saber de mí, no teclea la dirección de esta página para asomarse a mis precipicios, no continúa hasta el final de mis historias. Sabes que te puede doler lo que escriba, sabes que escondida tras esta máscara no me silencio ni una. Y quizás algún día cuando te creas lo suficientemente fuerte y pienses que todo lo nuestro está enterrado en tus adentros, te pique la curiosidad tanto que cometas el error de llegar a esta línea, y me sientas cerca de nuevo. Pero no me pillarás en línea, quizás ya no esté despierta, me cansé de esperar que me quemara tu fuego estando pegada a ti, mientras tú pensabas que por estar lleno de pólvora esperando estarías haciendo lo correcto. Y que así sin más volvería a encenderse nuestro fuego. Quizás cuando te des cuenta ya sea tarde. Entonces yo ya me habré ido.
No comprendiste bien que te necesitaba conmigo sin que te llamase. No comprendí que ya te habías marchado antes de dejarme.
Sé que te querré toda la vida, y que ante ti siempre seré débil. Sé que cuando quiero de verdad, es para siempre; y lo doy todo, y reinventarte hasta sentirte de nuevo llena cuesta su tiempo.
Quizás ese sea mi castigo hasta que aprenda a diferenciar la pasión con la que siento todo lo que forma parte de mí,  a la pasión por vivir la vida presente sin buscar causas ni consecuencias al simple acto de sentir.

Hola.
Ojalá te hubieras arrepentido cuando estábamos a tiempo.
Te quiero.

lunes, 6 de febrero de 2017

Reflejos inalcanzables.

Desde aquel último día me molesta cada sonido porque no tengo tu respirar para amansar a mi fiera. Cierro los ojos cada dos por tres, a ver si encuentro el reflejo de aquellas cortas noches que pasábamos en vela.

jueves, 2 de febrero de 2017

Tengo un puñado de sentimientos atravesados en la garganta, que me hacen toser la mente, resfriándome el corazón.
Tengo un par de tensiones no resueltas que viven conmigo desde hace más tiempo del que yo quisiera; un amor que recién hizo las maletas y se marchó, pillándome las alas al cerrar la puerta.
Tengo cientos de lunares pendientes por besar.
La gente susurra pero no dice nada hermoso, escupen palabras sin pensar en cómo le llegarán al otro. Empatía sobreactuada, egoísmo por bandera, las apariencias engañan.
Este silencio ahogado, me deja sorda. Un cielo abrumado que esconde la luz de las pupilas de la esperanza.
Demasiadas verdades calladas.

jueves, 19 de enero de 2017

Sin cita previa.

Anhelar sin mirar, mirar sin tocar, tocar sin  besar, besar sin parar. Abrazar con todo.

La complicidad en nuestros ojos llegó antes que nosotros a esta historia, y nunca se irá aunque tú no vuelvas como lo hacías.
Manos con prisas que acarician justamente donde tiene que ser, ni más ni menos. Te detienes de vez en cuando a sentir mi corazón y preocuparte por cómo estoy. Contesto un bien temblando con la excusa que ya sabes, me tapas mientras pienso que por un momento no me importa cómo,  porque contigo estoy.
Jugamos a ver quién hace reír más a quién, y tu siempre ganas. En un duelo de miradas me derrotas, con ese verde esperanza por bandera. Tú fuego, yo hielo, me dejo derretir entre tus brazos. 'Haz lo que debas de hacer' si de todas formas, siempre dejas huella.

La resaca de tu presencia durará lo de siempre, unos días más o unos menos, pero volverá a pasar, me acordaré cada día de no pensarte mientras eres feliz con la que nunca me nombras, una vez más, volverá a pasar.