Días.




Hay algunos días en tu vida, que nunca, pase lo que pase, nunca olvidaras. No porque sean una fecha especial, porque haya un evento destacado o porque sea fiesta nacional, sino porque son días dónde te das cuenta de que lo que creías saber hasta el momento, no es cierto, son esos días en que te percatas de algo, en el instante que menos te lo esperes, ves algo, tocas algo, escuchas algo.. y pum, tu mente y tu cuerpo se quedan atrapados en el tiempo por unos segundos, minutos u horas, intentando averiguar qué ha ocurrido.

Ese día en que una persona a la que llamabas amigo, te mira de otra forma diferente y te das cuenta que ya nada será igual entre vosotros; ese día en que llegas a casa y sientes quién verdaderamente se preocupan por ti; ese día en que llegas a un lugar desconocido y sientes como si estuvieses en casa; ese día en que pasas de una inocente niña, a ser una niña "grande" porque has visto que hay personas capaces de disfrutar haciendo daño, que hay personas a las que no se les puede llamar personas; el día en que ves una luz, una esperanza en alguien, en que encuentras a personas que por el contrario darían sus vidas por ayudar a los demás y te das cuenta de que no todo esta perdido. Hay días en que llegas llegas a pensar, dónde esta ese Dios al que mis padres me decían que rezara, cuando ves que los malos ganan y los buenos pierden. Días en que no encuentras tu lugar, meses en que no encuentras tu lugar, en que crees que debes de partir lejos y sola, para empezar de cero, con la maleta cargada de dudas, miedos y misterios por descubrir... Y es entonces cuando miras hacia atrás, y ves que realmente no tienes escapatoria, que la vida sigue segundo a segundo, y que o sigues tu también o perderás el tren de este mundo, porque ella no se parará a esperarte... Y cuando miras hacia atrás, ves un pasado siempre mejor que el presente, sin darte cuenta que lo mejor siempre esta por llegar, simplemente porque vas a seguir vivo, vas a vivirlo, sea lo que sea, porque recuerda que el pasado solo esta vivo en tu interior. Y es ahí cuando te das cuenta que o valoras lo que tienes y aprecias todo lo que has conseguido hasta entonces, o no conseguirás nada de lo que te propongas, y lo más importante, no conseguirás ser feliz.

Cuando seas capaz de valorar lo que has hecho bien y lo que has hecho mal, entonces tu cuerpo y tu mente se quedaran atrapados en el tiempo otro instante, minuto u horas más, intentando averiguar cómo ha podido ocurrir, cómo has podido creer que estaba todo perdido, aun sabiendo que todos los días sale el sol...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.