Primera persona del plural.



Todo comenzó con un poco de pólvora que encendió algo más que esos materiales pirotécnicos, todo comenzó a las 00:00 con un día nuevo, con un día que acabó y dejó atrás algo que ya no importa, dejando paso a algo mucho mejor, el momento en que entraste en mi corazón.

23:55 de la noche, bailábamos, aquello empezó a vaciarse, pero para nosotros hacía ya tiempo que dejó de haber gente en aquel lugar. Dos tiros al cielo avisaban que aquella feria acabaría y que tan sólo quedaban 5 minutos para poder despedirla con los fuegos artificiales de siempre, con aquellos fuegos artificiales que permanecerán en mi mente para siempre.

- ¿Vamos a ver los fuegos?- me dijiste.

Entre risas, bromas y miradas llegamos a aquella calle tan oscura y repleta de gente mirando al cielo esperando aquellas luces o quién sabe, quizás un milagro también.

Sin intención alguna de esperar un milagro, miré al cielo, cómo todos.

00:00, un estruendo empezó para nuestros oídos, y en cambio, una maravilla para nuestros ojos. La mayoría de las personas que estaban allí tendrían la boca abierta y no todos por sorpresa, ni admiración. Dijiste algo que no escuché, te pedí que lo repitieras mientras me giraba para mirarte y...

¿Qué pasaría si estuvieras leyendo esto ahora mismo? ¿Qué sería de todo lo que sentimos desde aquel día? ¿Lo seguiríamos callando aún sabiendo que nuestros cuerpos lo gritan a los cuatro vientos sin hacer un sólo ruido cada vez que nos vemos?

... - Que estoy viendo los fuegos en tus ojos - repetiste.

Entonces nuestros ojos se miraron por primera vez, sinceros. Me agarraste de la mano con seguridad y...

¿Qué sentirías al ver que describo aquel instante, aquella situación cómo lo que es para mí, algo maravilloso, irrepetible e irreemplazable? ¿Qué sentirías al saber que estoy escribiendo esto para que permanezca en algún lado más que en mi mente, que en nuestras mentes? Es difícil describirlo con palabras y creer que alguien en algún lugar del mundo pueda llegar a sentirlo, es difícil describirlo con palabras y esperar que algún día lo leas y vuelvas a revivirlo cómo yo lo estoy haciendo, es difícil que esto permanezca en el mundo hasta el final de los tiempos para que jamás se olvide, aún siendo así mi intención de ello; pero no es imposible.ç

... sonreímos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.