Pertenencia vs. Libertad.


Pertenencia vs Libertad, ¿cuál nos da mayor felicidad?

La mayoría de los humanos vivimos con el concepto de pertenencia y o posesión como una necesidad vital en nuestras vidas. El hecho de tener algo o alguien parece que nos hace sentirnos mejor. `Mi perro´ ,`mi amiga´, `mi reloj´...

Literalmente hablando es correcto, pero el problema llega cuando los determinantes de posesión los llevamos a algo personal. 

"Tanto tienes, tanto vales." Refrán común y cotidiano que vemos en nuestro día a día por desgracia. Por desgracia no es por el hecho de que una persona de la clase baja por tener sólo un humilde apartamento en un barrio bajo sea menos que una de la clase alta que tiene 5 chalets repartidos por Europa, si no porque el simple hecho de tener algo hace que no seas libre, que pertenezcas a algún sitio, que estés atado a algo.

Nos sentimos más seguros al poseer algo en la vida, es eso. La mayoría de la personas son felices cuando tienen algo propio, pero ¿qué sentido tiene entonces la libertad en nuestra vida? ¿qué nos aporta? ¿no es la libertad total, la felicidad?

Al parecer no todos pueden o quieren ser libres realmente. ¿Soy libre cuando acabo los exámenes si detrás vienen otros?. ¿Soy libre estando soltera si no me siento completa hasta que no encuentre a mi pareja?

Nos da miedo la libertad, es así. Necesitamos estar atados a algo para sentirnos bien. Hasta aquel `hippy´ que vive sólo con su furgoneta y su perro, posee algo, depende de ello, no es libre al cien por cien.

¿Nos dará miedo la negra muerte quizás por eso? Sabemos que seremos libres, que no dependeremos de nada ni nadie y... ¿no es lo que algunos quieren realmente?. Quizás por eso aquellos que creen ciegamente en algún Dios son los únicos que no le temen a la negra...
Y los que no sabemos en qué creemos ¿qué?, y los que no piensan en qué habrá más allá, ¿qué?. 

Pues te lo digo yo, viviremos apasionadamente el día de hoy, cómo el que cree que es libre, al cien por cien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

'Dame vida, toma el tiempo, que me ahoga.'