Quiero tener los labios rojos, de besarte el corazón.


Desde que te fuiste

todos los días dudo de ti.

De mí.

De los besos que aún no nos hemos dado.

De mi azar, mi locura.

De tus manos.

Quítame este vértigo,


no dejes que caigamos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.