Sin asunto.


No me creo que hayas superado el miedo a la soledad. No me creo que lo que dices sea verdad. Nada de lo que dices es verdad. "¿Cómo podía yo sospechar, que aquello que parecía tan mentira era verdadero?"

Que tu fuiste quién me advertiste de quién eras, en el primer mes sin saber dónde llegaríamos. Que tú fuiste quién tiraste la primera piedra, es decir, quién dijo primero te amo, para luego meter(me) la mano. 
Confiaste en mí el primero, pensaste en mí el primero, hasta que te diste cuenta de que, de qué? Y lo nuestro(tuyo) se fue deteriorando... 

No éramos tan diferentes, si coinciamos en todo, o casi, o casi nada. 

Quién quiere puede, y con eso basta. O al menos debe de bastarte a ti, porque a mí siempre ha quedado claro que poder puedo, y querer pues. 

Quiero.

 Que sepas que algún día la vida te pasará factura, te hará sentir lo que me hiciste sentir. Aunque espero que sea bien tarde cuando ya te odie igual o más de lo que te quiero. Porque ambos sabemos que entonces vendrás.

"¿Sabes que me imagino a veces, Amor? A veces me imagino que nosotros nos peleamos y lo dejamos, porque no vamos a estar toda la vida juntos... Y eso, lo dejamos y pasan 10 años, o así. Tú ya tienes tu trabajo y yo el mío, hemos vivido años fuera incluso. Y entonces un día, por casualidad,( o por el destino), nos encontramos en algún lado. Y hablamos y nos besamos, y hacemos el amor en el primer sitio que podamos, y luego nos vamos a algún lado y pasamos toda la noche juntos haciéndolo..." "Me encantaría de verdad, si algún día lo dejaremos que pasase eso."

Sé que hay enredos que sólo pueden peinarse con los dedos, pero... ¡majo!, tú eras el mismo que un año antes o meses antes de decirme eso, en conversaciones diarias se te escapaban comentarios cómo:"Cuando vivamos juntos nos compraremos un Chau-Chau" "El día que nos casemos quiero que..." 

Pues claro, que las cosas cambian, y que al final acabaste diciendo que no somos compatibles, ni ahora ni nunca lo seremos, y que lo nuestro es imposible. Imposible.

Dentro de 10 años seremos iguales, claro, iguales pero con 10 años de experiencias más, o sea diferentes. Y lo que más miedo me da no es que esto no pase dentro de unos años, lo que más miedo me da es que nos encontremos, y no te reconozca, y que no te reconozca al besar tus labios.


Porque mi dibujo de bob esponja sigue pegado en tu armario, ¿con el te quiero y todo?

Comentarios

  1. Me he acordao de una frase de una amiga.

    Por mucho que nos empeñemos, hay personas que no están destinadas a estar juntas y a mí esto siempre me ha parecido un gran alivio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.