Más vale malo conocido que ciento volando.

Yo que me creo tan completa, que sé que no lo soy, pero me creo mi Bella y mi Bestia.
¿Para qué necesito más? ¿Si todo lo que necesito él no me lo da?
Deseaba olvidarme de él, sin miedo, con valentía, y sabiendo que no podría.
Y ahora que se volvió a marchar sin nisiquiera llegar, yo no quiero olvidarlo, tengo miedo, soy cobarde. Sé que lo podré olvidar...

Yo que me quejo tanto de mi rutina sentimental y sexual, que deseo rutina laboral y no la puedo llegar hacer por nunca dejar de pensar, en que fue y en qué será...
Ahora que se asoma un nuevo amanecer, que tengo probabilidad para crecer, que se que quiero pero no.
Pero si querer es poder, Ana. Que puedes si quieres, porque querer es el mayor de los poderes.

Ojú qué lío.

Lío como es el amor, que no llega de quién quiero. Y entonces pido uno nuevo. Y si asoma yo huyo. Qué miedo pensar en querer de nuevo otra vez.

Yo que no lo he dejado de querer, que tengo más amor para darle, que me falta el Amor y aunque le grito no me escucha. 

No viene.

Que tengo probabilidad de crecer.

Pero es que lo malo no es buscar, lo terrible es encontrar. Y la culpa sólo es del cine que es el que nos hace soñar.

Me da miedo decir, andar, avanzar, quedarme atrás...

Escribir sobre ello sólo es una vía de escape, ya que si lo hablas, no hay vuelta atrás. Y es que confesar tu secreto a veces puede significar sellar tu propia sentencia.  

El problema llega cuando tu cuerpo no sepa callar...


¿De aquí es dónde viene el "Más vale malo conocido que bueno por conocer" ?
¿De aquí? ¿ De éstas situaciones? ¿De la gente cobarde que no sabe crecer?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

'Dame vida, toma el tiempo, que me ahoga.'