Prisas de vivir.

Cuando no hay ganas de nada, son las prisas lo único que te mueven.
Cuando no hay nadie que te de fuerzas a través de besos, son las prisas las que te mueven.
Cuando todo deja de tener sentido porque él ya nunca más te escuchará entendiéndote, son las prisas lo único que te mueven.
Cuando sabes que nadie busca tiempo para hacerte el amor en vez de follarte, son las prisas las que te mueven.
Cuando lo que tienes en mente todas las noches son nubes y borrones e intentos de cuentas nuevas, las prisas son lo único que te mueven.

Y es que los atascos en las avenidas, los carrerones bajo la lluvia para no despeinarte porque aún no sabes dónde puede estar el hombre de tu vida, porque ya no hay nadie que se despeine contigo mientras diluvia y te sonría y te bese. Y las prisas que te mueven no son las de llegar tarde a cualquier lado, porque de llegar tarde ya tendrá la sensación el que venga a besarte después de toda esta tormenta del alma. Sino prisas de perder el tiempo, de no saber porqué no hay placer en tu vida. ¿Qué esperas debajo de la ducha mientras cae agua caliente? ¿A que llegue la fría? No, que de eso ya sabe bien tu corazón, no hagamos que la piel también lo sufra.

La llama de una vela se mueve sin que tu pelo note el viento, ¡si está dentro de tu habitación! Pues es el aliento de las almas, que andan por ahí buscando refugio en lo primero caliente que encuentren, y así están. Intentando calentarse con una llama de menos de un centímetro aún sabiendo que la pueden apagar con su frío. Pero y qué. Es mejor arriesgarse, a vivir sólo toda una vida,  es mejor llorar de pena que morir sin alegrías. Que una pena no viene sola, que una pena viene cuándo se va algo, alguien y deja un vacío. Que por cierto, qué de vacíos tengo que llenar yo este nuevo año. Cuántas personas se me han ido en este que se va. Las penas son las huellas de los cuadros de tu alma, que tan bien en la pared de mi corazón quedaban.

Y bueno te ves a las personas, un lunes cualquiera, un día entre semana andando como soldados por las vías de una estación cualquiera hacía sus trabajos que dicen que le harán tener una vida mejor, y ni siquiera se toman la molestia de admirar ese tren que sólo pasará una vez en la vida. O bueno no, todos los días, pero ustedes me entendéis. ¿Cómo va a darte algo una vida mejor si ni siquiera sabes qué es lo que te lleva a ello? Sargentos de sí mismos, acatan órdenes de su corazón sin dejarlos sentir, y todo para no sufrir. Lo que hace la vida, y el dolor.

Levantarse, desayunar, arreglarse, ir al trabajo, coger el periódico, trabajar, comer, ir a casa, dormir. Creo que si le preguntásemos a la persona que hace esto 5 días a la semana, 34 semanas al año, qué cara tiene ese hombre que le da el periódico cada mañana seguido de un "Graciasbuenosdias",  no sabría ni siquiera asegurarte si es joven o no. Uno de ellos, es bastante guapo, y sonríe muy amablemente siempre, ahora que ha salido el tema. Lo que no saben estas personas, es que esas prisas que ellos creen que son de llegar tarde, o de aprovechar el tiempo lo mejor posible; son las que les están demostrando, que están perdiendo un tiempo valiosísimo de sus vidas.

No cojas el ascensor, sino las escaleras siempre que puedas. Ayuda a quién veas en apuros. Mira bien y saluda amablemente. Desea los buenos días y pregunta que qué tal ha ido al acabar el día. Que no perderás tanto tiempo y así  lo aprovecharás más y mejor.

Que cuando no tengas ganas de nada, cuando nadie te dé fuerzas a través de besos, cuando ya todo deje de tener sentido porque nunca más él te escuchará entendiéndote, cuando sepas que no hay nadie que busque tiempo para hacerte el amor en vez de follarte, que cuando lo que tengas en mente cada noche sean nubes, borrones e intentos de cuentas nuevas... Levántate cada mañana con ganas de todo, besa y transmite fuerzas, escucha a los que te quieren entendiéndolos,  busca tiempo para hacer lo que te gusta, que eso también es hacer el amor, y ponte un chubasquero cada noche y coge un bonito bolígrafo antes de acostarte, para anotar todos tu sueños y hacerlos realidad a la mañana siguiente.   



AMEN. Así, sin tilde

Comentarios

  1. ¡Hola!

    Vaya texto, que profundo. Tienes razón en todo. Las personas deberíamos aprovechar cada momento de nuestra vida, aunque el tiempo sea oro, pero, ¿de qué sirve vivir si no disfrutas la vida, si vas siempre corriendo? Muy bonito.

    Y gracias por el comentario que dejaste en mi blog, me hizo pensar que a lo mejor si que le importo a esa persona... Gracias.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola, me paso otra vez por aquí para decirte que te espera un premio en mi blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.