No sé si echarte de menos porque te fuistes, o acojonarme por si vuelves.






"Que no es que esté anclada en el pasado, es que no quiero un futuro sin ti..."

Por Dios, cuántos silencios guardados tendré que aguantar más, cuántas cadenas me ataré para no lanzarme a tus brazos con los ojos tapados. Joder que parece que nunca voy a salir de este secuestro a alma armada, que al final le cogeré gusto a vivir así y no quiero. Que quiero que la lucha acabe entre mi yo que sabe que no me darás nada bueno aparte de tus manos y tu aliento, y entre mi yo que se muere porque la beses y abraces. Que no habrá otros brazos iguales, ni otros labios dónde perderme.

Que no veo el día en que me acostumbre a vivir sin sentirte y sin echarte de menos, el día que vuelva a casa sin lamentarme de que pasa otro día más sin verte. Que me gustaría despedirme de ti para siempre, saber que nunca más volverás, a hacerme daño.

No veo el día que deje de buscarte en los brazos de otros pensando que me quitarán la presión del pecho que me creaste cuando te fuiste y cada vez que vuelves para no quedarte. Sin saber que el agujero se hace más grande, sólo notando que duele más cada palabra sin sentido, cada mirada que ahoga un grito, cada espacio que me separa de tu piel al tenerte cerca.

Podrán calmar mi sed, pero no la tuya que desde aquí la siento y me quema el alma. Qué es eso verdad que todo lo que se reprime siempre vuelve, y con más fuerza. No quiero vivir más sin ti. Pero mejor sola que mal acompañada. Que te odio porque me haces odiarte. Y no te enteras que los pasados que más pesan son los que van acompañados de un futuro que ya sabes que no va a ser como querías, y tú estás creando uno perfectamente fatal.

Me iré una mañana temprano a seguir ahogándome sin ti y buscando el aire en otras personas, me iré otra vez más. Cuántas despedidas para nada, si ya no me escuchas de lo lejos que estás, te fuiste hace mucho y si algún día escucho tu voz sabré que es el reflejo de un recuerdo que me araña como otros, mi imaginación. Como las malas pasadas que te juega el sol y la falta de agua en el desierto. Déjate morir como bien lo estás haciendo, piérdete para siempre en las arenas del tiempo, púdrete en tu orgullo y egoísmo. Que podría decirte que no hay nada más valiente que dejar marchar a alguien, pero en tu caso es mentira. Eres incapaz de impedir esto, de causar un remedio, de curar todo el daño que me has hecho.

Y al final nunca volverás para quedarte, lo sé, porque aquello que se va una vez nunca vuelve del todo. Que se pierde por cobarde, y se supera por valiente.

Comentarios

  1. Hola, vengo a tu blog porque alguien te recomendó en el mío, y me alegro, porque aquí hay mucha pasión. Un saludo, y que nadie te robe tu valioso tiempo ;)

    ResponderEliminar
  2. Sentirse demasiado identificada. Pero por suerte o por desgracia esa persona no se va del todo hasta que nosotros mismos somos capaces de decidir que no vuelva.

    Si quieres también puede seguirme en twitter (@maay_gt)

    Un abrazo :)

    http://elchicodelmetro.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Cuántos sentimientos... y me he sentido muy identificada con la mayoría. Pero creo que vas por buen camino, tu yo "que sabe que no te dará nada bueno" acabará por ganar.
    Un besote, gracias por pasar!! :)

    ResponderEliminar
  4. Y te sigo, por cierto, que me encanta cómo escribes!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

'Dame vida, toma el tiempo, que me ahoga.'