Cerezo.

Cuando te das cuenta que llevas X tiempo sin escribir, y miras atrás y ha pasado más tiempo del que creías, te percatas de que no lo has necesitado. Pero aún no has olvidado lo que desahoga hacerlo, como esas mañanas de las pocas que te despiertas descansada porque no has soñado con él ni con otro monstruo de debajo de tu cama, que te araña el recuerdo y la mirada. No lo has olvidado aún.
Tengo la esperanza de algún día olvidarlo, olvidar lo que es 'necesitar escribir' digo. 
Por algún lado tienes que soltar los sentimientos que te meten entre pecho y espalda. Que si no besas ni lloras ni escribes, nada ni nadie los saca.
Qué bonito aquel día que me desperté a besos, y llorando por leer unos versos que un inocente me escribía entre caricias y letras...
Parecía un sueño, pero de los que te curan el alma, de los que duelen... porque quitar una tirita escuece aunque se le eche amor, y agua.
Que como dice mi padre, los refranes de los antiguos son casi siempre ciertos, y bueno, que va a ser verdad eso de que después de la tormenta llega la calma.

Nuevos rayos de sol entran en mi vida, espero no quemarme.

Comentarios

  1. Hay personas que son tan preciosas que se llevan tus ganas de escribir :)
    Disfrútalo

    ResponderEliminar
  2. Ponte mucha protección, pero por favor, nunca dejes de escribir. Aunque sea por otros motivos. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

'Dame vida, toma el tiempo, que me ahoga.'