Cuando tocas fondo, y un mogollón de corales.

Aunque el pasado intente hundirte, el ayer se te clave en la espalda haciéndote más y más difícil avanzar. Aunque creas que la luz al final del túnel solo es alguien encendiéndose el cigarrillo de después de fracasar, aunque no veas más allá de la soledad.
Déjate ayudar, créete todos los ánimos que algunos pocos te dan. Confía en ti mismo, y nunca, nunca dejes de luchar.
Que tus sueños son tuyos, y nadie ni nada puede romperlos. No dejes nunca que se pierda la esperanza, y busca la suerte allá donde creas que ya no queda nada de magia.
Y no olvides nunca que si quieres, puedes, porque querer, es el mayor de los poderes.

Nunca subestimeis el poder de un sueño.

Comentarios

  1. ¡Hola!

    Has sido nominada a dos premios en mi blog.

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.