La magia de la vida es el riesgo de vivir.

Imposible llegar a vísperas de año nuevo y no venirte la nostalgia de despedir al año viejo. Cuántos días y momentos dejas atrás y te echas a la espalda cargado de edad.

Querido 2014:
Has sido un año efímero pero eficaz, me has regalado muchos momentos inolvidables y que ahora recuerde pocos de los que quiera olvidar.
Me has traído a un ángel de carne y hueso para devolverme la ilusión por amar ciegamente con todas sus consecuencias, a veces con más miedos y otras con menos, a veces lento y otras más rápido, pero siempre sin prisas y con calmas de esos abrazos que huelen a nuevo y a la vez te hacen sentir que estás como en casa.
Me has demostrado que cuando un sentimiento es verdadero no hay distancia que valga, no hay excusa para aquel corazón que ama, para una amiga con complejo de hermana, o para unos familares que se fueron pronto. Los últimos abrazos podrán ser eternos en tu mente, y lo más bonito de todo es pensar en que puede haber más últimos todavía.
Me has reencontrado con viejos amigos olvidados por la rutina y enseñado que oídos nunca faltarán para criticar, pero que tampoco manos para ayudar.
Me has hecho ver cada día un poco más que es una buena familia, quienes son los que siempre estarán ahí a pesar de todo. Que el fuego de las peleas se pasa, las brasas se apagan con el frío que trae la navidad, y el viento del invierno se lleva las cenizas a pesar del qué dirán. Nunca es tarde para perdonar o dejarte perdonar.
Me has hecho apreciar a las buenas amigas, con momentos buenos y malos, de esos para mucho hablar y recordar por siempre jamás.
Me has hecho quererme y valorarme con amor propio, no con el de los demás. Que tienes que empezar por quererte a ti mismo para que te quieran bien y querer aún más. 
Me has dado oportunidades para volver a intentar después de fracasar, que casi todo tiene remedio en esta vida menos la negra y esa por si sola vendrá.
Mientras tanto hay que reír y hay que llorar, hay que vivir y bailar.
Porque nunca jamás te arrepentirás, con doble negación, una por ti y otra por mí. Que la afirmación nos la de el año nuevo, dejándonos querer y amando aún más. Que todo lo hecho con amor, infinita felicidad te dará.

Feliz último día del año.

Comentarios

  1. Te sigo, eres buena:)
    Pásate si puedes: http://loquetengoyoadentro-gabi.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.