Epitafio de tormentas.

La calma después del llanto,
suena Debussy detrás.

La lluvia ha cesado,
el mundo está en calma, 
aún queda magia por llegar.

Rie alguien de fondo,
mientras, se va calando otro llanto.

No vuelvas con palabras sordas 
que oídos necios no sepan escuchar.
Descansa en mi regazo 
y vuélveme a regalar
las noches de nubes
que el tiempo se va a acabar.

No vuelvas con pausas,
ten prisa en llegar.
Que mi piel se muere de ganas
porque hasta el cielo la hagas llegar. 

Un suspiro, 
dos manos,
que se vuelven a mirar.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Se busca oportunidad perdida.

Este cuerpo está sometido al corazón.

El amor eterno dura tres años.