Pausas.

Con las prisas de cada día y la rutina acelerada para no perder ni un segundo, lo único que conseguimos es perdernos lo realmente importante: los pequeños detalles que pasan desapercibidos por nuestros ojos, como que mi perro vive muy cómodamente.
Dejemos por mentiroso a ese que dijo una vez que no se aprecian las cosas hasta que se pierden.
Obligatorio comerse el lunes para empezar bien la semana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

'Dame vida, toma el tiempo, que me ahoga.'