Nuevas gotas de lluvia están por caer.

Ahora que he vuelto a perder algo, me he dado cuenta del tiempo que llevo abandonada. Queriendo hacer mucho, pero actuando bien poco.
En estos momentos me invade la terrible sensación que sientes cuando estás agotada con el agua hasta el cuello y de puntillas, ya no llegas más alto, o eso crees en ese momento que no sabes ni lo que es saltar.
Cuando no dejas de luchar porque no quieres que te señalen con la mirada que habla más del qué dirán, diciéndote que te rendiste.
Esa sensación de seguir buscando sin saber el que ya, tan solo por no tener el remordimiento de abandono bajo mis ojos.

A veces hay que parar, y respirar;
a veces hay que parar para avanzar.

Saborear el café a primera hora de la mañana, sin pensar en los asquerosos días que llevas cargados a la espalda.
Saltar de puntillas, y aumentar las ganas
de encontrar la paz en lo que algún día se fue.
La fase `melancolía´ pasará, y llegará otro día en el que vuelvas a perder ese algo que ahora ignoras sin querer, pero te importa.
Y ya bueno, la moraleja de siempre,
aprende a dejar atrás, a volar.
Aprende a disfrutar del día a día y sus alegrías,
y de aquel que te abraza los lunes de lluvia y melancolía. 


Comentarios

  1. Aquí también llueve y mucho, en el fondo me gusta y tu gift es ideal!

    Marina desde el Sur

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, que tengas un feliz y lluvioso día entonces :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

'Dame vida, toma el tiempo, que me ahoga.'