Sin descanso.

El alma que se ahoga, triste, calla. El alma frágil, tierna y sedienta eterna, dulce vicio, venenosa pasión; la soledad espera, oculta y ansiosa infinita para arañar cualquier resquicio sin melancolía en la época más vil de esta sociedad caída.

Sueños que abandonan sin esperanzas, porque sus explicaciones no caben en 140 caracteres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.