Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Perdóname, no soy yo es mi pasado.

Imagen
Se que la soledad te inspira, me dijo.Y se mantuvo a la espera,
lejos,
en silencio,
pero conmigo.
Imagen
Hay una virus que está a la orden del día, y del que poco se habla. Aún no tiene nombre, pero está entre el conformismo y la indiferencia.Los que la padecen, tienen síntomas como dejar las cosas para otro día, o ver pasar el tiempo sin valorar lo que tenemos y lo que realmente importa en la vida.

Vuelve pronto, anda.

Imagen
"Sufrir es amar lo que nos daña." Brines.


Es difícil encontrar la letra adecuada a lo que vas a escribir, pero siempre es mejor la que entiendas tú, con eso basta. Hay muchos momentos en la vida en los que la única persona que te entenderá serás tú misma, por mucho que creas que tienes a un alma parecida y mierders de esas. Como hay veces que no te entiendes ni tú.
Llorar depura el alma, no tengas miedo, a todos nos pasa. Por eso en las duchas en que realmente estás presente en cuerpo y alma, el agua empapa la carne y los versos. Se adentra en ti, efímera, pura, leal. No deja ni un centímetro de tu piel sin consolar, refrescando y depurando los residuos acumulados por las batallas perdidas y las guerras ganadas de cada día. Ella tiene una fuerza casi impensable, si se acumula en el sitio equivocado, puede provocar una de las mayores catástrofes naturales. Hablo de mares salados inocentes que solo quieren curar heridas, aunque escuezan, pero son recriminados por su leve e inco…

Introspectus.

Imagen
La soledad es necesaria. Es un hecho, no se trata de ninguna cuestión. La soledad es tan necesaria como respirar. Ponerte tapones contra la muchedumbre, para solo escuchar a tu alma, incluso aunque de fondo este la playlist del momento para tu estado emocional indefinido. Mirarte al espejo los defectos, sin prejuicios, sin reclamos, y solo amarlos.
A veces es necesario esconderse de todos, que ningún despistado te mire, que ningún curioso te piense.
Despeinarse también es quererse, abrigarse en el frío de una casa vacía, cuando el sol quema fuera. El placer de dedicarse tiempo, sin pensar en nadie, o pensando en todos, pero sola.
La soledad también se echa de menos, andar descalza, la tranquilidad de no tener que fingir nada, no soñar, dejar pasar las horas sin más.
La soledad es necesaria, como pasear por donde siempre como si fuera la primera vez, fijarse en cada detalle por insignificante que parezca, amar la rutina, ver tu ciudad desde los ojos de un extranjero, disfrutar de u…

Declaración de compasión.

Imagen
En mis ruinas te encontré,
y ahora estás ahí siempre cuando más lo necesito. Preparada para meter el dedo en la llaga,
escritura.
Dispuesta a hacer sólido cualquier efímero sentimiento que arañe por dentro sin que nadie lo note.