Declaración de compasión.

En mis ruinas te encontré,
y ahora estás ahí siempre cuando más lo necesito. Preparada para meter el dedo en la llaga,
escritura.
Dispuesta a hacer sólido cualquier efímero sentimiento que arañe por dentro sin que nadie lo note.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.