Espera(nza).

Estoy nerviosa, y eso me gusta. Me recuerda a los nervios de las primeras veces, cuando tus labios aún no conocían cada rincón de mi piel. Parece que ha pasado mucho ya de la primera vez que contaste mis lunares más ocultos, pero realmente no hace tanto. Nos queda mucho por vivir aún. Y eso me gusta. Quiero dejar de ser realista por unos momentos, y que la ilusión me vende los ojos para que la esperanza llegue de nuevo al fondo de mis pulmones. Estoy nerviosa porque te espero aquí, donde siempre, y como nunca. Deseando volver a besarte valorándote como si fuera la primera vez. Podemos continuar la historia por donde la dejamos, saltar juntos agarrados de las manos aquellos días de disputas para no recordar. Cada noche le pido a mi almohada que mientras duermo, me riegue el corazón con paciencia y valores que me hagan cada día apreciar lo que muchos pedirían, y por suerte yo poseo.
Estoy nerviosa, tengo miedos igual que ganas. Por eso he abierto las puertas de par en par, para que vengas por donde vengas, mi coraza te deje entrar. No nos merecemos hacernos daño. Aquí estoy, donde siempre, para descubrir de nuevo el aroma de tu piel, para que me agarres fuerte por donde quieras, para que nunca me dejes ir, para escucharnos llover.

Aquí estoy, nerviosa.
Te espero,
donde siempre,
y como nunca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

'Dame vida, toma el tiempo, que me ahoga.'