Nos atravesaron el corazón con una daga, sin previo aviso.
Unamos nuestras manos y presionemos la herida, hasta que deje de sangrar y de doler,
hasta que podamos volver a ver,
juntos
el lado bueno de la vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.