Seré tu brisa marina cuando quieras huir y decir adiós a la rutina.
Seré tu sal en la herida para sanar con suspiros la cicatriz del perdón.
Seré tu calor en invierno, tu helado en verano, y el tentempié a deshora.
Seré todo lo que necesites incluso a kilómetros, solamente estando en tu corazón.
Seré los sueños que imagines,
para cumplirlos juntos con amor.
Seré todo lo que quieras si me prometes un amor sincero,
con ilusión
y sin adiós,
corazón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.