La verdad:

No puedo hablarte de certeza en este mundo tan cuestionable.
No puedo decirte nada cierto, a parte de que vivo sintiendo, pero no el qué.
Solo podría decirte con seguridad, que el intentar no pensar,
es lo que me hace disfrutar.

Qué voy a decirte yo hoy, si aún vivo en el ayer.

El futuro no me da miedo porque vivo para no seguir eternamente esta mala costumbre de andar hacia delante con un ojo mirando para atrás.

Así, cómo no voy a tropezar. 

El pasado me persigue, siempre lo noto cerca, respirándome detrás de la oreja, moviéndome el pelo a su manera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

'Dame vida, toma el tiempo, que me ahoga.'