Mi melancolía necesitaba un respiro, no darle más vueltas, y dejar de marearme por unos momentos.

Tristeza, no me culpes por querer olvidarte. Últimamente te repites demasiado, no necesito extrañarte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.