Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

No dejes que se apague el fuego, lo necesitamos más que nunca.

Imagen
Tanta lluvia me quita cobertura y me da ganas de acurrucarme a ti.
Lo único justo de este tiempo, si te tuviera esta noche a mi lado.[..]Sigo creyendo que cuando se ama es para siempre, aunque cambie las circunstancias,  aunque cambien las formas. Ojalá sea cierto.[..]La vida quiere enseñarme por cojones que el amor se termina acabando, pero creo que yo jamás lo comprenderé.[..]Ojalá esta mentira no sea verdad, y te quedes.[..]Hay despedidas que vienen de golpe, sin previo aviso, casi ni son despedidas. Y saben a bala en el pecho.[..]Hay despedidas que desgarran por dentro, que va cayendo gota a gota, hasta que te ahoga por dentro cuando se llena el vaso de la decepción.[..]Echar de menos sin ser correspondida es llorar a gritos sin que tu corazón te pregunte que qué te pasa.[..]
Ven a poner el tercer punto que falta, a quitar el suspense de este final trágico que avanza, a romper el puzzle de este rompecabezas, a quitarle el sentido a estas lágrimas,  a darle sentido a tanto suspiro y…

Demasiada sed acumulada.

Imagen
El cóctel de sentimientos que corre por mis venas últimamente, no deja buen sabor de boca.- ¡Camarero, un whisky!La frustración y la melancolía son el ingrediente principal, y es que no encuentro la iniciativa en mí para hayar lo que necesito. Aunque tampoco sé muy bien qué necesito...
Y eso se resuelve haciendo cosas diferentes e innovadoras, pero no encuentro con quién compartirlo, alguien que me proponga algo por esta ciudad que tengo tan cerca y cada día me doy cuenta que más aún la desconozco... Alguien con mis mismos intereses y pasiones pero que vaya más allá, y lo haga realidad.
Demasiados puntos suspensivos llevo ya, que no llevan a ningún cauce.
Siempre ando dejando para mañana lo que me ronda en la cabeza, el interés por el arte y la belleza, eso que está a apenas centímetros escasos de mis manos, el alimento esencial de este alma inquieta y hueca que se resquebraja anhelando aprender y disfrutar de las pequeñas cosas.
Me siento inútil, perdiendo un tiempo tan valioso po…

Pausas.

Imagen
Me paro a escribir.
Parece que teniendo posibilidades de acertar, buscamos equivocarnos. Una lucha entre cruces de luces y crepúsculos, un pasillo vacío de ideas siguiéndole la corriente a la rutina.
He leído a un señor que dice que la moda de este invierno será llevar los tobillos al aire y el cerebro bien tapado, está muriendo la esperanza de que cambie y no sea eso cierto.
Qué indefensa se siente una cuando ríe ante un alma que ya se ha ido, recuerdas sus carcajadas mientras aprietas fuerte los párpados sobre tus pestañas negando lo inevitable, que algún día olvidará esta mente torpe, su voz.
La pena contaminando los pulmones y el resto de órganos internos, como la más mala nicotina, adictiva, que hace sentirse más que nunca viva.
La sordera del llanto, como si las lágrimas además de la visión, hiciera borrosa la audición.
No existen flitros para este estado anímico, para esta lucha entre valorar lo puta que es la vida, y la puta que disfruta.
Si matamos a la bella naturaleza, …

Cambios de tiempo.

Imagen
Esta noche la lluvia me acompaña, matando el silencio que reina por mi hogar a estas horas, marcando que se aproxima la llegada de la temporada más melancólica de todas.
Las heridas del pasado regresan con el cambio del tiempo, le acabamos echando la culpa a él que siempre se nos escapa de las manos y corre más que nadie, y siempre huye sin dar la cara.
Toda lesión apagada o calmada se acentúa ahora, para que no seas capaz de olvidar lo que aquel maldito día te pasó al caerte, al tropezar, al fallar, al fracasar. 'Eso será el cambio del tiempo' que no tiene suficiente con matarnos lentamente que viene a restregárnoslo por el alma en cada cambio de estación,  en cada borrasca inesperada de nostalgia, en cada anticiclón que se marcha. Los sentimientos se acentúan aún más, cómo si ya no fuese suficiente sentir una vez cada dolor. Y cuando llorar no consuela, le nacen nuevas estrías a mi corazón. Una por cada pena, por cada fracaso, por cada amor.
Tengo heridas que escuecen, otra…
Imagen
Llegó el otoño, y sus matices de marrones, rojos y verdes apagados que inspiran a la melancolía, e invitan a perseguir ese sol que hace unas semanas evitábamos.
Las pieles se enfrían, anhelamos el calor de otro cuerpo que nos sanen las heridas. Hasta los cantos de los pájaros se tuercen conscientes de lo que viene, hasta amanece más tímido el día.
Imagen
El olor del jabón de la infancia que vuelve cuando ya has crecido, el olor de los días de fiesta en que tu madre te peinaba te atrapa en una casa ajena cuando menos te lo esperas.
Escucho batallas ganadas por voces que creen que la han perdido, la debilidad dicen que se destruye a base de golpes, pero no veas la de lágrimas derramadas y lo que duelen las heridas.
Evito fotografías que me agarren el corazón de un pellizco, y hay otras que se las pegan a los ojos para que se le sequen de llorar creyendo que así se irá ese vacío.
La añoranza y la melancolía son dos damas que se acuestan con el futuro mientras el pasado les golpea, ignorando el presente que se desangra sin ningún espectador.