Demasiada sed acumulada.

El cóctel de sentimientos que corre por mis venas últimamente, no deja buen sabor de boca.

- ¡Camarero, un whisky!

La frustración y la melancolía son el ingrediente principal, y es que no encuentro la iniciativa en mí para hayar lo que necesito. Aunque tampoco sé muy bien qué necesito...
Y eso se resuelve haciendo cosas diferentes e innovadoras, pero no encuentro con quién compartirlo, alguien que me proponga algo por esta ciudad que tengo tan cerca y cada día me doy cuenta que más aún la desconozco... Alguien con mis mismos intereses y pasiones pero que vaya más allá, y lo haga realidad.
Demasiados puntos suspensivos llevo ya, que no llevan a ningún cauce.
Siempre ando dejando para mañana lo que me ronda en la cabeza, el interés por el arte y la belleza, eso que está a apenas centímetros escasos de mis manos, el alimento esencial de este alma inquieta y hueca que se resquebraja anhelando aprender y disfrutar de las pequeñas cosas.
Me siento inútil, perdiendo un tiempo tan valioso porque es la vida misma lo que nos jugamos si no nos andamos con ojo y bien la aprovechamos.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

'Dame vida, toma el tiempo, que me ahoga.'