Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Amar y sufrir van de la mano.

Imagen
Todavía no nos hemos despedido pero ya hace tiempo que empecé a notar que te marchabas. Y hoy, que ya le hemos puesto hora y lugar al que puede que sea nuestro último beso, silencio mis lágrimas con excusas baratas de que no me merezco más sufrimientos y que el tiempo todo lo calma...Ya empecé a recordar los sitios a los que no volveremos a ir, y esas primeras veces que nos prometimos que no se cumplirán. Ya llevas días en mis pesadillas, y mi corazón experto en esos sustos nocturos sabe que cuesta mucho sacar a alguien de ahí, y está temblando todo el día por el calor que le falta desde que no estás, por el calor que te llevas al irte de mi lado.
Ya empecé a vagar por casa sin fuerzas, con la vida a cámara lenta, la alegría en pausa, el dolor hace tiempo que es el que manda.
El otro día dije en voz alta un murmullo que entre mis costillas siempre estaba, y se cumplió: 'no sé dejar de querer; cuando amo, es para siempre.'
Y es tan verdad como que nunca llego a los 3, la fech…

Trayectos.

Imagen
La fatiga de este viaje a encontrar lo que perdimos se acentúa tras cada curva en la que tú no me esperas.
Mensajes vacíos, preguntas sin respuestas en mi mente: cómo hemos llegado a este punto en el que ya nada queda de lo que fuimos, y seguimos mirando hacía otro lado disimulando como si de lo nuestro no se tratara.
Los rayos de luz que se cuelan entre las nubes me dejan ciega, sólo veo fantasmas tirándome por la espalda, mientras que los que tengo enfrente me preguntan que dónde estás.  Cómo hemos llegado a este punto, en el que nada de lo que hagas tendrá credibilidad. Ojalá lo intentaras de verdad y lucharas tanto como dices por lo nuestro.
Odio esperar y parece que es lo único que se me da bien hacer, mientras me crujo los dedos y devuelvo en cada esquina, y grito con la mirada y todos los que me escuchan hacen oídos sordos.
Odio esperar, y en cambio lo sigo haciendo mientras me muevo por los días y los momentos esperando a que reacciones de una vez.
Se vuelve a acercar la no…

Otra vez las migrañas no me dejan en paz.

Imagen
Es un desengaño propio, ver como la vida te supera y te hundes por no entender porqué en ella todo se acaba.
Quizás la solución sea mirar para otro lado cuando algo te decepciona, pero es que ya he girado la cabeza a los cuatro puntos cardinales de mi día a día y todos están nublados o de incertidumbre o de desamor.
Puestos a elegir si es que se puede, prefiero quedarme aquí encerrada bajo mi propio techo y siéndole infiel a mis pensamientos con cualquier libro o papel que se me ponga por delante, soy un poco golfa en eso.
Tengo ganas de cansarme de esperar, de ser yo la que me haga de rogar, pero no se me da nada bien. Por suerte o por desgracia, siempre se esconde por mi corazón algún resquicio de esperanza, anhelando que alguien le saque a pasear de la mano y le de unos nuevos ojos para ver todo lo que ha tenido siempre delante y no ha sabido valorar.
- Date un paseo, ve corre y te despejas, aquí te espero yo cuando vuelvas. - Me ha dicho mi madre, y estoy deseando que sea la h…

Es lunes, y no has venido.

Imagen
Noches de gritos ahogados que no llegan a su destinatario, de autosúplica por 'no lo vuelvas hacer, hazte valer'. Palabras que nunca fueron dichas, se repiten en esta garganta seca de tanto llorarle al amor.
El pellizco del corazón lleva tanto tiempo dentro que me ha pedido domiciliar el pago a suspiros.
Dices que aún no te has ido, pero yo ya no te siento cerca, parece que el billete de nuestro viaje caducó antes de tiempo sin darme cuenta. Ya me cuesta hasta soñar, quién lo diría.
Estaré a las ocho menos diez como cada lunes, donde siempre, esperando tímidamente a que tengas alguna iniciativa y que no sea yo quién te pida nada, sólo sean tus ganas desenfrenadas la que te rogen por favor que vengas a darme un morreo de buenos días.
La paciencia también se acaba.
Imagen
Hay luz en la oscuridad de la noche, hay sombras de sombras del cielo, hay demasiados ojos mirando al firmamento, y mientras tanto sigo yo anhelando besos.

La vida es bella.

Imagen
La fuerza es cantar y sonreír en medio de la guerra:La fuerza tiene más de dos deos de frente cargados de experiencia, dos piernas musculosas sobre las que sostenerse, dos brazos guerreros con los que luchar, la mirada con resquicios de miedo y tristeza, pero fija en su objetivo principal: sobrevivir y sabervivir.
La fuerza se levanta cada día para prepararle el desayuno a sus princesas y no se acuesta sin el beso protector lleno de ternura en la frente a cada una de ellas.
Sigue cada mañana el mismo camino de casa al trabajo y viceversa, pensando cada día en mil ideas nuevas que regalarse a sí mismo y a ellas.
La fuerza es no llorar delante de tus hijos cada día cuando tienes partido el alma;
seguir viviendo sin la que fue tantos años la razón de tu existir, no arrancarte los recuerdos a golpes sino disfrutar de ellos porque es lo único que te queda de aquel pasado feliz.
La fuerza tiene un par de cojones para abandonar lo poco que tiene y tirarse al vacío en busca de una vida nue…