Encuentro por el camino a tanta gente inmune al dolor ajeno, que me asusta expresar mi sufrimiento.
Aplaudimos a los 'chicxs durxs', y nos sorprendemos ante un mínimo hecho altruista y empático como si fuese raro sentir compasión por tus "semejantes".
Quizás tras la monótona apariencia humana que sigue modas de tobillos y cerebros al aire congelándose, se esconda un centenar de especies diferentes. Capaces de crear un mundo mejor, todas con dos ojos bajo la frente, pero cada una visualizando las cosas de modo diferente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.