La lluvia tan sutil y traicionera que empapa tanto el alma, que hace calar más honda la tristeza.
Ojalá te quedaras una noche de estas más, y me dejaras que entre gota y calma, te dijera a besos todo lo que aún me queda por decirte.
Pero por si no vuelves, recordaré cada baile en cada esquina, y llevaré nuestra historia como la mejor banda sonora de mi vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

Vueltas.