Desorientación.

Hay ocasiones que no merecen filtros, que requieren vivirlas a plena alma. Planes que se quedan atrapados en la mente por no ser compartidos. Desorientación de tiempo y espacio que te hace andar durante el día hasta llevarte sin saber cómo a la temida noche, en la que extrañas todo un poco más y cualquier resquicio de añoranza se magnifica en la piel de la soledad que ansía y necesita de una caricia sincera. El amor es la cura a cualquier pena.
Qué fácil suena todo cuando  se lee, no pensamos que detrás de ese escrito clarificado, hay mil tachones sin piedad. Es más fácil leer o ver lo que nos gusta, que partirte las entrañas por sacarlo tú mismo de la nada. En este mundo que medimos la fama por reproducciones y likes, cómo vamos a pedir a esa misma gente pasión verdadera en una simple mirada, si nos gastamos la energía mirando pantallas.
El silencio no existe, es la música cuando suena tan alta que ni te escuchas a ti misma. Me siento tan infravalorada por mi mente que me ridiculizo a mi misma visualizando mis pensamientos, me doy tantas lecciones que luego no cumplo joder qué imbécil. Soy débil y extraño el calor de los que ya no están, mi cabeza ya no me aguanta y me lo paga con terribles ataques de migraña que me dejan sin fuerzas, para ni siquiera, simplemente ser. ¿Dónde se fue tanta estabilidad? El huracán del tiempo me ató las manos, dándole rienda suelta a que la soledad me de guantazos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

'Dame vida, toma el tiempo, que me ahoga.'