Este amor a la vida, me está arañando el corazón.

Son las tres de la tarde en este bar sin originalidad y abarrotado de gente. Por aquí beben sin preocupación aparente. Mientras, al otro lado de la ciudad alguien grita un 'por fin descansa en paz', entre llantos de pena y congoja. Otra alma inocente que se marcha con demasiadas ganas de vivir acumuladas, y con una preciosa vida que ha sido arrebatada con exagerado dolor y violencia.
Este amor a la vida, me está desgarrando el corazón. Conseguir ser feliz es como intentar ir en contra del viento dentro del peor de los huracanes. Visión, memoria, sentimientos selectivos que jamás conseguiré tener. Veo una victoria entre cientos de derrotas. Ser positiva es el mayor logro que puedo conseguir cada día, la meta más deseada. Y parece que menos valorada, porque te miran raro por sentir más de la cuenta, te señalan con el dedo si lloras de verdad entre tanta risa sobreactuada en una foto, está de moda ser feliz o al menos aparentarlo. Qué importa lo que aparentes, lo importante es ser. Y yo lo único que quiero es ser dichosa con todo lo que tengo bueno, saber mantenerlo y no sentirme culpable por sentir tanto en esta sociedad muda de sentimientos. Quiero vivir esta vida que no nos pertenece, y conseguir interiorizar que nada nos pertenece, salvo como nos tomamos el día a día. Quiero ser agradecida, de verdad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Por favor, reiníciese.

'Dame vida, toma el tiempo, que me ahoga.'