Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

El amor eterno dura tres años.

Imagen
No sabía qué era la constancia hasta que me atraparon el corazón con dos manos ajenas, con la fuerza exacta que atrapas a un gorrión, apretando para que no se escape pero no demasiado.
Me amaron tan fuerte que me dejaron marcas en la sien y en las rodillas. Y después de tres años de pasiones sin medidas, de lujurias en las esquinas, de mentiras que sólo yo creía,
esas manos me soltaron.
Y lo que no supe hasta aquel momento, es que no por ser gorrión de nacimiento sabía volar. Aquellas manos calientes acariciaban tan bien como encarcelaban mi ser.
Me pasé un par de años aprendiendo a corretear lo suficientemente fuerte para echar a volar, en el precipicio adecuado.
El día menos esperado, me encontraron unas manos grandes con olor a libro nuevo, me ofrecieron un maravilloso cielo lleno de nubes donde juntos soñar. Me lancé de lleno, y por otros tres años, me crecieron las alas, me besó las cicatrices del pasado, y sin saber de mucho, como nadie me enseñó a volar.
Por aquel entonces…

En camino.

Imagen
No puedes ser original copiándote de los demás, al igual que no puedes volar si no tienes ilusión.
Conseguir 'ser' es más difícil de lo que la gente piensa. Es más, hay muchísimas personas que viven una vida entera sin ser ellos mismos, sin conocerse. Y eso es muy triste.
Luego hay gente que vive empachada de pasiones y hambrienta de personas con quién compartirlas, que te enseñen cosas nuevas cada día, y te ayuden a encontrar un poquito tu verdadero 'yo'.
Y que sí, que hay que saber vivir sola y encontrarse a una misma, pero joder la soledad rodeada de gente vacía y ausente es muy tóxica, te oxida por dentro. Y qué va a tener de malo desear encontrar a personas que te aporten lo que tú solita no sabes darte, o no puedes darte, si vivimos en sociedad, somos animales sociales por suerte o por desgracia, necesitamos el sentido de pertenencia, formar parte de algo donde te sientas realizada.
Tengo un corazón sediento de vivencias que le dejen sin aliento, suspiros acu…

Vueltas.

Imagen
Las fiestas pasan, las cosas vuelven a su curso natural, la soledad rutinaria regresa, vuelvo a notar que no estás.
No comprenden como puedo recordar tanto, como me aferro a los recuerdos buenos en el que el amor gana, como lucho por no olvidar lo que en algún tiempo me hizo tan feliz.
Deseo amar la vida, por todos los que se fueron antes de tiempo. Por eso no puedo evitar querer tener a los que amo cerca, olvidando incluso que eso no sería bueno, que eso nos haría daño.

Inconsciencia.

Imagen
El inconsciente, los sueños, nos hacen estar en lugares y personas como lluvia que resbala por árboles secos que aún sin merecerla, refresca a la vez que erosiona.
Un sueño al despertar puede provocar sentimientos hacía alguien que jamás creerías tener; una distancia demasiado corta que hace que desees que ocurra de verdad para conocer su piel y cumplir las ganas generadas al soñar.
Una presencia que notas sin querer pero queriéndolo, de alguien que se fue demasiado pronto y sin avisar. No te asustas porque sabes que es él, y no te hará daño. Entonces es cuando cruzas esa fina línea con la consciencia plena, quieres retenerlo y enseñarlo al resto de personas que sufren su pérdida con todas las ganas del mundo, pero se ha esfumado como el rocío de la noche ante el sol abrasador de un nuevo amanecer. 
En mi inconsciente, mi extensa imaginación florece entre las entrañas. Arañando por cada ausencia que pasa, echando raíces en la ilusión de un volver, que se deshacen al despertar, dejan…