Quien inventó el refrán "lo mejor siempre está por llegar", tenía demasiadas ilusiones y un pasado muy diferente al mío.
Yo quiero enjaular nuestros días y que el viento que llegue no se los lleve a volar.
Quiero recordar siempre nuestras risas juntas, pero sin temblar ni lamentar.
Quiero sentirme afortunada por lo que tuvimos, y no aferrarme a que todo algún día mejorará.
Por qué siempre queremos más, le preguntan mis labios a mi corazón.
Ojalá le respondieran tus manos.
Sé que el idioma que nos inventamos para entendernos sólo tú y yo, por falta de práctica, algún día se extinguirá.
Mientras tanto lo guardaré con cariño en mi garganta, por si algún día nos da por recordar.
Necesito una tregua de esperanzas, y que deje mi mente por un rato de imaginar.
Nos.
Juntos.

Ojalá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Este cuerpo está sometido al corazón.

Se busca oportunidad perdida.

Aniversario de dolor.