Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2017

'La vida es rara.' Y tú, pero yo me quedaría contigo.

Imagen
Lo de ofrecer tu corazón a pecho descubierto para escuchar activamente al otro, tiene sus consecuencias.
Y no me refiero al resfriado por estar en pleno diciembre, me refiero al daño de los actos que se asoman tras las palabras que te escupen a la cara.
Sin miramientos, sin tacto. Tú has ofrecido abrirte, pues voy a aprovechar para sacar la basura, que ya es la hora. Luego llegan las llagas, otras más; una por cada pellizco al corazón, por cada balazo a la inocencia. Me están matando la infancia, pero mi niña no dejará de luchar, resiste.Entonces busco la ocasión para beberme todo el vino del bar, y olvidar que tengo migrañas y que la realidad con alcohol no se va, sólo se distorsiona por algunas horas.
Cuando salí a la calle mi piel buscó la tuya para refugiarse en tu calor. Hacía demasiado frío anoche.
Pero no estabas. A veces se me olvida.
Quizás fuera el vino.Reconozco que todo el amor que siento es verdadero, pero a veces necesito que me recuerden de dónde nació todo este sen…

Callejones mojados.

Imagen
Me estoy haciendo amiga de una examiga.
Llevaba bastante tiempo sin hablarle, cuánto no lo sé. Perdí la noción del tiempo cuando empezaste a ser mi compañero en todo, debías de quererme demasiado por aquel entonces. He de reconocer que cuando se marchó no la eché de menos, estaba tan distraída con las cosas del amor, que no le dediqué el tiempo que se merecía.
Esta chica es atractiva y sutil. Es de esas que no se hacen notar en su presencia, sino en su ausencia cuando se van.
Depende del día y de con quién esté, transmite serenidad, pena o miedo. Es mi culpa, lo sé.
Pero es que hubo un tiempo en que creía que no te necesitaba, pero ya veo que estaba equivocada.Luego llegaste sin avisar, clavándote en el pecho, cogiéndome de tobillos y muñecas.
Y te cogí miedo.
Me asustastes.
Me asustastes de verdad.
Me generaba ansiedad tu presencia.
Entrastes a las malas de nuevo en mi vida, me gustaban mis antiguas compañías antes de que me dejaran.
No entendía nada,
ni por qué se iban ellos,
n…

Pausas.

Imagen
Hay tantas formas de exprimirse las entrañas, que es difícil encontrar en los actos de otro, tu desahogo. Pero cuando lo encuentras no puedes dejarlo.
Esta vida que es una noria donde las historias se repiten una y otra vez en diferentes partes del mundo, a diferentes personas, en diferentes momentos. Pero si tuviéramos vida para pararnos a atender a todas, es siempre el mismo patrón.
Oigo historias por primera vez, que se me hacen familiares. Relaciones prototípicas, las mismas primeras veces, las mismas intenciones, los mismos silencios, las mismas palabras.
Sé lo que quiero, y sé dónde no quiero acabar. Busco entre páginas un nuevo amor que me calme este pellizco del corazón. Quiero enamorarme de un amor escrito, con principio y final cerrado, donde no quepan cuestiones de más, ni haya emociones de menos. Justo lo que haya desde la primera a la última página de esa canción de amor.

Yo sí que creo en algo, creo en la vida, en los colores de la naturaleza, en la luz, en la verdad de l…