Entradas

Mostrando entradas de junio, 2018

La primavera me habla.

Imagen
Quizás esta primavera quiera decirme algo. Parece que todas las amapolas han venido a verme, alguien ha corrido la voz de que he robado un par de ellas para tenerlas conmigo eternamente. Y ahora las siento a todas ahí, mirándome de cerca, tan sonrojadas que el color rojo se ha reflejado en mi piel. Quizás quieran decirme algo, y no sé si las entiendo. Pero resulta que este exceso de amapolas y déficit de amor ajeno, me está reforzando por dentro. Me siento más llena de mí, formada por un poquito de «muchos otros». Pero una vez hace años leí una frase de R. Lechowski que me marcó para siempre, por dar voz a un vacío del corazón que dolía sólo en soledad, y mi mente no sabía explicar:
«No basta el amor propio:
igual que hay partes del cuerpo
que no puede rascarse uno mismo
hay partes del alma
que sólo puede acariciar otro.»
Y desde entonces muchas veces sueño y fantaseo con cómo será el amor verdadero correspondido. Observando como fracaso todas las veces que me he enamorado. Insultando a…

Amad a los que os acaricien el alma.

Imagen
A veces es difícil, pero el momento en que lo consigues es cuando alcanzas el estado más parecido a la felicidad.
Aunque ese momento dure un solo día, unas solas horas, unas semanas... serán plenas, puras y con ello, también eternas.
Encontrar el equilibrio en el aquí y ahora, liberándote del exceso de pasado, volando sin miedo al futuro, es como ponerte una falda de vuelo para tirarte en parapente. Es libertad.
Al parecer mi cara es el espejo de mi alma, o es que hay personas que comprenden muy bien el idioma de mi silencio y las palabras de mi mirada.
Encontrar la estabilidad es difícil, pero cuando la tienes, en medio de las adversidades, la coraza se endurece, duele pero alivia a la vez, porque te proteges.
Encontrar el equilibrio en el aquí y ahora, sin esperar nada de nadie, con algo de seguridad de que los tuyos estarán ahí.
Y luego estás tú, que nunca me decepcionas, sin importar el tiempo que pase sin volver, que siempre me esperas detrás de la puerta con los brazos abiertos, pa…